Quiste de Baker, respuesta a sus preguntas más frecuentes  por el Dr. Juan Carlos Albornoz.

 

 

    ¿Qué es un Quiste de Baker?

  El quiste de Baker es una formación de contenido líquido que se localiza en la región posterior de la rodilla o hueco poplíteo . También es conocido como quiste poplíteo.

  ¿A quién se debe su nombre?


  Al médico   británico William Morrant Baker, quien lo describió por primera vez en 1885, en la revista del Hospital St. Bartolomew, de Londres. En esa época no existía la  traumatología como especialidad, y el doctor Baker era un cirujano general, que no sólo trataba articulaciones, en realidad  su especialidad era la cirugía de los riñones.

  ¿Cómo se origina el Quiste de Baker?

  Lo causa la producción excesiva de líquido sinovial, ocasionado por un problema intra-articular como una lesión de meniscos, un problema de artrosis o artritis reumatoide.  Las rodillas, como todas las articulaciones, tienen un lubricante conocido como líquido articular. Este líquido funciona como el aceite de una bisagra, disminuyendo la fricción.  Cuando hay un problema en la articulación, esta reacciona produciendo mayor cantidad de líquido, esto se conoce como derrame articular. El exceso de líquido se acumula en la región posterior de la rodilla, ocasionando el quiste.  

¿Puede el quiste cambiar de tamaño?

   Si, porque el tamaño del quiste depende de la cantidad de líquido que existe en la articulación. Por esto es que  hay días que lo vemos grande y otros  más pequeño, incluso no verse.

  ¿Este quiste es una bursitis?

    Si,  el quiste consiste en la acumulación de líquido en la  bursa  gastrocnemio-semimembranosa, que es una de las quince bursas que existe en la rodilla. Esta bursa se encuentra en la región posterior de la rodilla y se comunica con la articulación  mediante una especie de válvula de una sola vía. De manera que el término más adecuado debería ser bursitis y no quiste, pero la costumbre ha impuesto el segundo nombre.

  ¿El Quiste de Baker puede ser canceroso?

No, el quiste de Baker es una formación totalmente benigna, no es ni se puede volver canceroso.

   ¿Qué síntomas produce el Quiste de Baker?

 Si es pequeño puede no causar ningún síntoma. Cuando el quiste es  grande produce dolor e incomodidad  al extender el paciente la rodilla.  Es importante destacar algo, hay que diferenciar si el dolor se debe al quiste de Baker, o si es debido a un menisco roto, o a un problema de artrosis asociado con el quiste.

    ¿Como se diagnostica un quiste de Baker?

   El paciente puede referir dolor al extender la rodilla, que mejora cuando la flexiona, este es el llamado signo de Foucher, y es debido a la distensión del quiste.   Al examen físico se consigue una masa palpable en la región poplítea, dolorosa y de contenido líquido.  La resonancia magnética es la prueba más  especifica para diagnosticar este  quiste, y para diferenciarlo con otras patologías como  tumores o aneurismas de la arteria poplítea. También el ultrasonido puede ser de utilidad  en el diagnóstico de la enfermedad.

¿Qué pasa si se rompe el Quiste de Baker?

    Rara vez sucede, cuando se rompe,  el líquido sinovial del quiste se aloja en la pantorrilla ,produciendo un cuadro clínico semejante a una trombosis venosa profunda, llamado síndrome de pseudotromboflebitis.

  ¿Cómo se trata el  quiste de Baker?

  Si el quiste no es doloroso, requiere sólo de observación y de tranquilizar al paciente mediante un diagnóstico preciso.  Si causa sensación de peso, se puede aspirar con una inyectadora y colocar una pequeña dosis de esteroide, aunque en ocasiones puede reproducirse. Si existe una patología intra-articular como una lesión de meniscos, debe de realizarse una artroscopia de rodilla.  No se debe operar únicamente el quiste, porque el es la manifestación de un problema intra-articular, y si este problema no se trata, vuelve a aparecer el quiste. 

      ¿Lo vemos solamente en adultos?

    No, también puede verse en niños, pero en ellos no está relacionados a patologías intra-articulares como en los adultos, y generalmente se resuelven espontáneamente con el desarrollo. El quiste de Baker de los niños no se comunica con la articulación, y , salvo casos excepcionales, no debe operarse.

quiste de baker niñoResonancia quiste de baker niño