Mitos y verdades sobre el líquido articular, por el Dr. Juan Carlos Albornoz.

   Existen muchos mitos y creencias populares en relación al líquido que normalmente tenemos en las articulaciones, llamado líquido sinovial o articular.   El común de la gente piensa, con cierta razón, que una articulación es como una bisagra, que requiere de aceite para funcionar adecuadamente, y que cuando existe una molestia se debe a la cantidad o la calidad de este componente. En la consulta observamos  frecuentemente falsas creencias que asustan y confunden al paciente, y que me parece importante aclarar.

    ¿Qué es el líquido articular?

  Es un fluido que todos  tenemos en las articulaciones, y que tiene  dos funciones: nutrir el cartílago articular y servir  como lubricante, disminuyendo el desgaste y el roce en la articulación.

 ¿Qué es el cartílago articular?

  Es una capa protectora que cubre los huesos a nivel de las articulaciones.  Es blanca, brillante y muy resistente, y evita que el hueso se desgaste al moverse uno contra  el otro.

 ¿ Quién lo  produce?

  Lo produce un tejido de la articulación  llamado la  Membrana Sinovial. Normalmente  la cantidad producida es muy pequeña, pero en procesos inflamatorios aumenta considerablemente, produciendo el llamado derrame articular.

  ¿De dónde viene la palabra sinovial?

   La palabra sinovial viene del griego Sinovium, que quiere decir:  Sin = hecho de y Ovum = Huevo. Los griegos antiguos le dieron este nombre debido  a las características  físicas del liquido sinovial, que es claro y viscoso, con un discreto color amarillo, semejante a la clara del huevo.

 

  ¿Qué es un derrame articular? 
  Se habla de derrame articular cuando hay una acumulación de líquido excesiva en la articulación, sea de líquido  sinovial  o  sangre. El término derrame confunde, ya que si buscamos el significado de esta palabra, vemos que se refiere a la pérdida de líquido por una rotura del envase. En el derrame articular, lo que sucede es que hay un aumento en la producción del mismo.

  ¿Qué causa el  derrame articular? 

 La articulación usa al líquido articular como una especie de "AIRBAG" de la articulación, y lo produce en exceso cuando hay un daño intra articular.  Un traumatismo, una infección , o un problema mecánico de la articulación, sea del cartílago o los ligamentos. También los  problemas autoinmunes, como la artritis reumatoidea, y problemas metabólicos como en la gota.

 

  ¿Cuál es el principal síntoma de un  derrame articular? 

Dolor, que se hace especialmente intenso cuando el paciente flexiona la articulación.

  ¿Qué se hace en caso de un derrame articular?

     El médico debe hacer una historia, examinar al paciente, y si el caso lo amerita, hacer una artrocentesis, es decir, extraer el líquido con una inyectadora. El  traumatólogo debe tomar precauciones para este procedimiento, limpiar la piel con un povidine, gerdex o alcohol y puede indicar un antibiótico profiláctico después del procedimiento.

  ¿Por qué se hace una artrocentesis?

  Se hace por dos  razones, primero para aliviar el dolor, el líquido articular en exceso comprime las paredes de la cápsula articular ocasionando gran incomodidad.  La segunda razón es para estudiar el líquido articular, enviando la muestra a un laboratorio y de esta manera  determinar la causa del derrame.  

 

 ¿Es verdad que si me extraen líquido de una articulación voy a tener problemas de por vida?

    No, este es un mito común entre la gente. Una cosa no tiene que ver con la otra, el médico  extrae el líquido en exceso, por las razones que explicamos. Dependiendo de la severidad de la causa que originó el derrame, entonces así va a ser el pronóstico de la articulación.