Bursitis Trocantérea o Trocanteritis. Información para los pacientes por el   Dr. Juan Carlos Albornoz.

 

 

  Mucho hemos escuchado hablar de las bursitis, y usualmente pensamos que es algo que sólo existe en el hombro. Pero no es tan sencillo, todas las articulaciones del cuerpo tienen estas estructuras llamadas bursas, que se pueden inflamar y resultar un problema muy molesto.

    ¿Qué es una bursa?

  Una bursa es una almohadilla  que se encuentra en nuestras articulaciones, y que sirve como protección a  los tendones y los músculos al roce de las superficies prominentes de los huesos, es decir, las bursas son como pequeños amortiguadores que tenemos en las articulaciones. Tenemos alrededor de 160 bursas en todas las articulaciones.

    ¿Qué es una bursitis?

      El sufijo "itis", viene del griego , y significa inflamación. Por eso  vemos los términos sinusitis, gastroenteritis, encefalitis, rinitis, para describir la inflamación de cualquier tejido del organismo.  Entonces tenemos que bursitis es la inflamación de una  de estas estructuras llamadas bursas.

 

     ¿Qué es la Bursitis Trocantérea o trocanteritis?

    Es la aparición de dolor e inflamación en la bursa trocantérea o trocantérica. La bursa trocantérea está situada en el lado lateral de la cadera, justo al lado de donde tenemos el bolsillo del pantalón. Tiene por función proteger del roce de la cintilla iliotibial contra el trocánter mayor.

  

     ¿Qué síntomas da la bursitis trocantérea o trocantérica?

  Da dolor en el lado externo de la cadera, al pararse, al caminar y al subir o bajar escaleras.

¿Cómo diagnostica el médico la  bursitis trocantérea o trocantérica?

  El examen físico es muy importante, la rotación externa e interna de la cadera es dolorosa, así como la palpación directa sobre el trocánter.  Se debe hacer el diagnóstico diferencial con artrosis de cadera.

¿Cuáles son los factores predisponentes a sufrir  bursitis trocantérea o trocantérica?

¿Cómo se trata la Bursitis Trocantérea ?

  Se inicia con analgésicos, hielo local y reposo, si el dolor persiste puede realizarse una o dos infiltraciones con esteroides.  Los ejercicios de rehabilitación y el calor profundo también ayudan.  En raros casos de dolor persistente puede ser necesaria la intervención quirúrgica.

 Si existe una diferencia en la longitud de las piernas se debe poner un alza o plantilla en el miembro más corto.